Páginas vistas en total

sábado, 10 de diciembre de 2011

COLÚMPIAME


Me deslizo hasta el columpio y acaricio las cadenas. Duras, frías, fuertes. Ninguna motosierra podría romperlas, ningún incendio en el jardín podría calentarlas. Están forjadas para subir niñas hasta el cielo, con todo lo que eso conlleva. Son resistentes, de acero inoxidable. 
Qué ñoños parecen los columpios, y sin embargo qué bien se callan su fortaleza. 

A veces las personas nos parecemos a ellos. Avanzas, retrocedes, arriba, abajo. Dos cadenas fuertes te sujetan a la vida y te mueven siempre en la misma dirección. Tus palabras se confunden con chirridos metálicos. De ti depende subir mucho o caerte al suelo. Tú eres quien quiere coger la luna con las dos manos, y como ya eres mayorcita,  nadie te está empujando... son tus pies los que te impulsan. 

Somos como columpios. Cáscaras maquilladas envuelven nuestros cuerpos como si fueran papel de burbujas-anti-impacto. A veces un gracioso intenta explotar dos o tres y es necesario un chute de helio que las vuelva gorditas y redondas de nuevo. Pero a veces no hay ningún gracioso y eres la que perforas tu propia armadura para asomarte a ver qué hay dentro. Porque... ¿qué hay dentro? 
¿Somos realmente columpios, 
espejo de sueños por fuera pero fuertes y oscuros por dentro?

Algunos sí.

Algunos reventamos nuestras propias burbujitas y ni siquiera nos duele; nos miramos por dentro y nos llevamos una sorpresa de lo fuertes que podemos llegar a ser.
Toneladas de acero sin usar, sombras que chirrían como las cadenas del columpio que me están congelando la mano derecha y me hacen recordar que sigo aquí, en el jardín de la casa de los abuelos. Ya es la hora de cenar, debería ir. Pero el columpio me ha congelado las ganas de comer y una planta venenosa me ha encadenado a él. 

4 comentarios:

  1. mmmmmm..decir que me flipa hasta dejarme sin una gota de sangre en las venas es poco.........

    ResponderEliminar
  2. La leí anoche de madrugada porque no podía dormir y al terminar de leerla dije "GUAU". No hace falta decir más :)

    ResponderEliminar
  3. me alegro de que te guste, sergio :)

    ResponderEliminar