Páginas vistas en total

martes, 28 de febrero de 2012

Y que cuando te busque, te encuentre.


En cada rincón, en cada esquina que dobles, en cada vaso de agua, en cada pequeño logro, en cada buena noticia.
En el segundo 1 de la vida del que acaba de llegar, en los planes de futuro, en el recuerdo de quien ya no está. En la moneda que le damos al vendedor de clínex del semáforo y en la sonrisa que nos devuelve. En el apoyo que nos regalan los que más nos quieren. En cada disculpa y en cada manera de dar las gracias. En el cariño, en la ilusión de los hermanos pequeños. En todas partes.

En cada minuto, 
en cada segundo:
Que cuando tú me busques, yo esté donde siempre.
Que cuando yo te busque, te encuentre.


2 comentarios: